Como en años anteriores el departamento de inglés se complace en contarles la visita cultural a Gibraltar de la que son protagnonistas los alumnos de segundo de ESO y PMAR I.

Esta actividad es la primera que organiza este departamento en la primera etapa de la ESO y lo hacemos así porque este pequeño y disputado terreno británico nos da la oportunidad de enseñar una peculiar muestra del mundo anglo sajón, incluyendo a sus habitantes, moneda y lengua.
En este lugar conviven españoles y británicos, euros y libras y ese idioma llamado llanito mitad inglés, mitad español con acento andaluz. Todo esto resulta muy llamativo para nuestros alumnos, y sobre todo les brinda una oportunidad de poner en práctica la lengua que estudian, el inglés.

Los habitantes de Gibraltar son muy amables y pacientes y así nos lo han demostrado año tras año cuando los visitamos. Muestra de esta amabilidad la encontramos en las muchas anécdotas que vivimos en ese día que paseamos por las calles de esta urbe. Por ejemplo un camarero que nos encontramos por la calle y al que se dirige una de nuestras alumnas para hacerle una pregunta en inglés, le responde en inglés y con un tono totalmente afable que si habla más despacio y sin hacer gestos excesivos es mucho más fácil de entenderla, o en cómo estas personas ayudan a nuestro alumnado a resolver las preguntas de la gymkana e incluso nos informan de que si volvemos el próximos curso no podremos hacer el camino a pie desde la aduana hasta el centro de la ciudad porque van a construir casas militares como consecuencia de la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Después de esta pequeña convivencia por Main Street, subimos en telesférico al peñón, el lugar más atractivo para los alumnos por ser el hábitat natural de los monos tan famosos del lugar.
Otra anécdota que podemos contar es que esta vez los monos no se interesaron por las pertenencias de los alumnos, como ocurrió en otras ocasiones, sino por las de las profesoras.

Concluido nuestro día en Gibraltar nos fuimos a Tarifa y allí también tuvimos una experiencia que no la habíamos tenido antes, a pesar de ir año tras año. Me refiero al conocido levante de las costas gaditanas. Este levante fue el culpable de que no pudiéramos hacer la actividad del avistamiento de delfines que causa también mucho entusiasmo entre los que lo realizan. Debido a este contratiemppo atmosférico el viaje se dio por finalizado con la visita a las ruinas de Baelo Claudia, todo un museo al aire libre y siempre tan sorprendente estos vestigios romanos y nuestro baño y almuerzo en la playa de Bolonia con sus maravillosas dunas.

Y por nuestra parte, el departamento de inglés ha dado por acabadas las actividades extraescolares de este curso 2018/19 con las que nos hemos sentido tan implicadas y de las que hacemos un balance positivo. Esperamos que el próximo curso podamos seguir realizando esta visita cultural a Gibraltar y que la situación política en la que nos encontramos en la actualidad, el tan conocido Brexit, no nos impida continuar con dicha visita.

El departamento de inglés.